Introducción 2016
"Nuestra cátedra procura conciliar dos escuelas pedagógicas, a los efectos de fomentar la capacidad reflexiva, la autonomía de juicio del individuo y el desarrollo del pensamiento abstracto, utilizando en la estrategia de aprendizaje circunstancias concretas, conocidas, familiares, accesibles y manipulables"
El mejor predictor de calidad educativa en la educación superior es no sólo lo que un docente formado enseña y un estudiante aprende, sino "lo que el estudiante hace". Por ello es más importante analizar las tareas que realmente se cumplen y en las que están ocupados los alumnos, que las "planificadas" por el docente y las"enunciadas en clase".
Se procura atender -en el ámbito de la universidad publica- las diferentes necesidades y características del ambiente social del alumno, pues en tanto algunos han tenido ocasiones, estímulos, tiempo y libertad para dedicarse a actividades abstractas, creativas y cognitivas; otros han carecido de la oportunidad de cultivar simbología, abstracciones, razonamientos lógicos o potenciales intelectuales.
Conectar la dimensión macroestructural de la enseñanza del derecho comercial con el sistema global de un país, es una forma adecuada de medir una realidad educacional confiable y útil para diferentes propósitos. La naturaleza de tal trabajo obliga a enfatizar los enfoques metodológicos y los procesos cognoscitivos.
El ciclo de procesos de transformación educacional comenzó, en casi todos los países durante la década del '90, basado en la idea según la cual resulta prioritario modificar el diseño organizativo, estratégico e institucional de los sistemas educativos. Los argumentos en los que se apoyó esta necesidad fue el bajo nivel de producción de alumnos y profesores, ausencia de calidad total, de homogenización, carencia de formación y actualización continua de los docentes. En síntesis, de los resultados obtenidos en las administraciones educativas
tradicionales.
El resultado de las evaluaciones realizadas, generaron en los tomadores de decisiones una revisión crítica de las estrategias que representan una realidad compleja. Todos los docentes de esta cátedra incorporamos esos resultados y el análisis cuidadoso de años de información, como insumos estratégicos para reformular nuestra tarea.
En este sentido estimamos que los cambios efectuados en el presente año demuestran una reflexión fecunda: para qué evaluar y cómo hacerlo. También creemos que el proceso de evaluación debe ser 'amigable'; ello importa una ruptura en la lógica de un sistema caracterizado por importantes grados de endogamia.
En este período los docentes seremos, como siempre, evaluados por los alumnos, tanto en aspectos sustantivos como metodológicos. La participación de todos los actores en el proceso de enseñanza superior es fundamental. En tal sentido, la cátedra se caracteriza por la calidad de su claustro de profesores, formados en prestigiosas universidades nacionales o extranjeras; con vocación para la investigación.
Sólo nos resta desear que ustedes nuestros alumnos y nosotros los profesores, avancemos en el largo camino que nos queda por recorrer.
Dra. Ana I. Piaggi